El papel pintado de ladrillo es una alternativa bárbara para agregar carácter y profundidad instantáneamente.

Si bien la pared de ladrillo a menudo transmite un sentimiento histórico que nos recuerda al mayor recurso utilizado para la fortificación de castillos, es también un clásico popular que nunca pasa de moda.

La pared de ladrillo está en todas partes: centros urbanos, fachadas y exteriores que construyen con este material por su fortaleza orgánica. Los ladrillos agregan un carácter peculiar al ambiente, un aspecto desenfadado propio del estilo mediterráneo y mucha calidez.

Una pared de ladrillos a la vista irradia encanto, energía y calidez al mismo tiempo. Te sacará de tu zona de confort para ofrecerte otra mucho mejor: de apariencia sobria y terrosa, el ladrillo transformará tu atmósfera con un elegante desenfado y mucha frescura en un ambiente personalizado a tu gusto.

 

¿Cómo poner ladrillos en la pared con papel pintado? Te lo contamos:

El papel pintado de ladrillos es una opción muy natural para generar un efecto candente en la habitación. Antes de empezar, considere el estilo decorativo que conformará su ambiente, ya que existen muchísimas formas diferentes de contemplar ladrillos en una pared con papel pintado en función al resto de elementos: puedes elegirlo vintage, rústico, moderno…

Ladrillo Clásico

Existen miles de formas diferentes para reproducir la imagen de esta piedra, sin embargo, el ladrillo convencional es la mejor manera de llevar el paisaje mediterráneo al interior del hogar y darle una textura mejorada sin agregar más detalles al conjunto. ¡Quedará rompedor!

Ladrillo Vintage

Esta pared de ladrillos nos traslada a los años 70 con una impresión desaliñada y honesta, que añade acentos y detalles definidos para lograr una reproducción auténtica del ladrillo. Los papeles pintados con diseño de ladrillo vintage no sólo mantendrán elegante el decorado, sino que unificarán el confunto generando sentido visual y armonía.

Ladrillo Irregular

Una pared de ladrillos en bruto (irregular e imporivasda) puede crear un contraste inigualable en cualquier espacio, acelerando la calidez y la armonía del cuadro final. Es perfecto para ampliar estancias estrechas y agregar profundidad; el papel pintado de ladrillos en 3D te sorprenderá.

Ladrillo Rústico

Es EXTRA reconfortante experimentar en primera persona la transformación inmediata que le dan a las paredes los diseños rústicos de papel pintado de piedras: las paletas de colores oscuras generarán profundidad y sensación de efecto 3D, mientras que el papel pintado de ladrillo blanco rústico ampliará las dimensiones del espacio visualmente, agregando luminosidad y frescura.

Ladrillo Moderno

El ladrillo moderlo suele reproducirse en tonalidades claras para lograr una apariencia más industrial y resaltar la crudeza del material. El ladrillo blanco es luminoso, ampliará el área visual con un deje de frescura inigualable. El contraste lo convertirá en una obra de arte en sí mismo.

Ladrillo Moderno

El papel pintado de ladrillo moderno deja atrás los acentos y rasgos más orgánicos y propios de la piedra  rústica, para traernos una versión más metropolitana e industrializada. Esta perspectiva le dará un toque de sobriedad y mucho carácter a tu decoración. La gran ventaja de este estilo es su facilidad para combinarse con casi cualquier otro: puedes experimentar tú mismo y descubrir qué resultado te convence más.

Ya sé el estilo decorativo, ¿de qué color elijo el papel pintado de ladrillo?

Un toque de color siempre funciona bien, tus paredes te lo agradecerán:

Si es cierto que el ladrillo se utiliza para todo tipo de estancias exteriores e interiores, ya está disponible en papel pintado para selecionarlo en el color que más se ajuste al resto de la decoración.

A continuación, te proponemos una lista de los mejores papeles pintados de ladrillo en diversas tonalidades:

Pared de ladrillo rojo

Una pared de ladrillo rojo en el interior de la vivienda es una expresión del pasado histórico mezclado con acentos modernos e industriales: sin duda, esta sensación de desplazamiento temporal agrega energía y vitalidad a la estancia, consiguiendo una sensación de profundidad y movimiento inigualables.

¿Por qué las paredes de ladrillos se han vuelto tan populares?

El papel pintado de ladrillo rojo es llamativo, y a diferencia de otros, no necesitarás más accesorios o decoraciones para complementarlo, pues protagonizará el contexo y robará todas las miradas nada más lo instales en la pared.

Pared de ladrillo blanco

     Empapelar la pared con papel pintado de ladrillo blanco es una forma sencilla de hacer que el espacio se sienta fresco y luminoso manteniendo todo su encanto terrenal.

     El ladrillo blanco moderno es el favorito de muchos interioristas porque puede combinarse con cualquier color de acento, y la decoración es fácil de adaptar a lo largo de las estaciones.

     Este papel pintado de ladrillo blanco es una de nuestras selecciones —no sólo por relación calidad-precio— sino por la conseguida imitación digital que reproduce el diseño,  perfecto para agregar profundidad y sensación de naturalidad a su espacio.

Pared de ladrillo gris

     Decorar la habitación con papel pintado de ladrillos gris es una magnífica forma de agregar un toque de estilo industrial y moderno instantáneamente.

    Con una pared de ladrillos gris no tendrás te añadir otros complementos o accesorios innecesarios: la belleza del papel pintado se esconde en su honesta simpleza.

     El papel pintado de la fotografía es ideal si quieres obtener un espacio distinguido, con un toque de sobriedad generado por la definición y verdadera similitud a la piedra real que expone el diseño.

     Además, es un papel vinílico autoadhesivo: simplemente retira la lámina y adhiérelo a la pared.

Pared de ladrillo negro

Si estás buscando algo fuera de lo común, atrayente e inspirador, el papel pintado de ladrillo negro es perfecto para ti.

El diseño oscuro pero definido que exhibe el ladrillo negro dará un encanto especial a la sala, añadiendo carácter y un deje de dramatismo indispensable en todas las decoraciones.

Esta vez hemos selecciondo un diseño de papel pintado de ladrillo negro perfecto para romper el esquema decorativo: el grosor de este modelo es dos veces mayor que habitualmente, y genera la forma real del ladrillo en una cobertura acolchada para un efecto 3D insuperable.

Pared de ladrillo beige

El papel pintado de ladrillo beige es una solución inmediata para transformar la decoración de manera sutil y original. Una pared de ladrillo beige tiene todo lo que buscas para tu proyecto: elegancia, atractivo natural y definición.

Este precioso papel pintado de ladrillo beige distinguirá tus paredes del resto del conjunto con facilitad. El ladrillo beige irregular que expone es ideal para agregar un toque orgánico y fresco: sus tonalidades suaves y rasgos definidos armonizarán el decorado agregando coherencia.

Pared de ladrillo naranja

     El papel pintado de ladrillo naranja tiene un efecto calmante y relajador, perfecto para subir el tono y agregar color al ambiente.

     Si estás buscando un resultado vívido y natural, aprovecha los profundos pigmentos del papel pintado naranja y revoluciona el aspecto de tus paredes.

     El naranja es un color de apoyo ideal para complementar decoraciones botánicas o tropicales con facilidad, ya que lo encontramos frecuentemente en espacios naturales de exterior y materiales orgánicos.

     Una pared de ladrillos naranja recogerá sensaciones de júbilo y abrazará tu decoración con ellas durante toda su vida útil.

Pared de ladrillo azul

     Si el papel pintado azul es la mejor manera de agregar elegancia y profundidad al ambiente, el papel pintado de ladrillo azul lo convertirá en una experiencia más envolvente y cautivadora.

     Aprovecha la electricidad y misticismo del color azul para combinarlo con una textura de ladrillos realista y lograrás un resultado vibrante y llamativo.

     Este papel pintado azul de ladrillos presenta un diseño irregular y rústico que se realza muy bien con la paleta de colores seleccionada. Es una réplica hiperrealista a la pared de piedra orgánica, por lo que quedará estupendamente en el baño o la cocina.

     Este papel vinílico es autoadhesivo: despega el precinto o lámina de seguridad de la contracara y pega el papel a la pared previamente preparada.

Pared de ladrillo rosa

     El papel pintado rosa es el mejor aliado para todo tipo de decoraciones, desde casuales y minimalistas hasta las más exquisitas. Disponible en una gran variedad de matices y acabados, el rosa es un color que siempre reflejará romanticismo.

     Una pared de ladrillo rosa es una interpretación industrial pero orgánica de la piedra, perfecta para romper los esquemas con originalidad y estilo. Puedes añadirlo al espacio con sutileza o generar un enfoque principal sobre él.

     El modelo de la fotografía funcionará a la perfección en decoraciones tanto clásicas como contemporáneas. Es un papel pintado autoadhesivo, súper fácil de instalar, con superficie texturizada para una experiencia extra realista.